Mariadeflor

Sunday, April 16, 2006

LA QUESERA.




LA QUESERA

Junto al camino,
con su niño sentado en una piedra,
la quesera aguarda el transporte
para la ciudad.

Morena, de rostro curtido,
de lejos parece una campana marrón
con su vetusta pollera.

Ella no lo sabe,
pero en letras enormes
lleva escrita su historia.
Habla de sacrificios y trabajo duro.
Habla de esfuerzo y pobreza,
pero grita el amor hacia su hijo
cuando le acomoda el cabello.

Todos pasan.
Todos la ignoran.
Quizás adivinan su olor a cabra,
a majada y a quesos.

Con los ojos secos,
los pies duros y el corazón transido,
emprende una vez más el camino.

La espera...
es sólo una tradición.

Maríadeflor

0 Comments:

Post a Comment

<< Home