Mariadeflor

Friday, April 21, 2006

TARDE EN EL VALLE

La tarde está tan quieta,
que hasta los demonios parecen dormir la siesta.
Las ramas de los árboles se hacen callar entre sí
y el valle se burla desplegando su lengua húmeda.

Las aves meditan en las copas de los pimientos
y las palomas dormitan peligrosamente al borde del alero.

La inercia de esta acuarela enmarcada por el silencio,
es rota de pronto por un original cortejo:
por el sendero que bordea el canal de regadío
regresan los niños de la escuelita rural;
tras ellos, sus madres hacen el camino por cuarta vez,
pero el amor no admite cansancio,
y resignadas, cargan el peso de las mochilas de sus hijos
y de la pobreza de sus sencillas existencias.

La escena es rutinaria, mas no exenta de belleza;
entre risas, saltos y juegos de niños,
el ladrido de dos o tres perros famélicos pero entusiastas,
provoca la huida de unas pocas golondrinas,
que perezosas, regresan en un dos por tres.

El sendero se pierde en la distancia,
y con él, los atrevidos que osaron romper el letargo.

Bajo un cielo abstinente de nubes,
las aves, los árboles, los demonios,
reanudan el reposo.


Maríadeflor.

Nota: La imagen corresponde al valle del Limarí, Cuarta Región, Chile.

1 Comments:

  • At 10:11 PM, Blogger elho said…

    He visitado tu blog y me ha gustado,
    Te felicito y sigue escribiendo con la belleza que lo haces

     

Post a Comment

<< Home